La conjura de El Escorial

Guión: Manuel Mir, Antonio del Real, Juan Antonio Porto, Marta Rivera de la Cruz. Intérpretes: Juanjo Puigcorbé, Jason Isaacs, Julia Ormond, Jordi Mollá, Blanca Jara. 128 min. Adultos. (VX)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La conjura de El Escorial es un thriller histórico con intrigas políticas, ambientado en el reinado de Felipe II y encuadrado en las disputas entre la casa de Alba y la casa de los Mendoza, con Antonio Pérez y la princesa de Éboli a la cabeza. La noche del lunes de Pascua de 1578 unos mercenarios tienden una celada a Juan de Escobedo, secretario de Juan de Austria, y le dan muerte.

Antonio del Real, responsable de películas desastrosas en los últimos años (Trileros, Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero) ha intentado levantar cabeza con una superproducción hispano-italiana de ambientación histórica. Lamentablemente, ha fracasado. Es posible que la fórmula de Alatriste de recuperar el cine de peripecias de época le haya movido a afrontar este proyecto, que ha contado con ingredientes inmejorables pero una fallida dirección.

Entre esos ingredientes de lujo está el trabajo de vestuario y dirección artística, de Javier Artiñano y Luis Vallés respectivamente. El montaje de Teresa Font y la fotografía de Carlos Suárez también son notables. Frente a estos méritos, el film hace gala de una dirección de actores deficiente, en algunos casos funesta, como en el de Jordi Mollá, que sigue bajando escalones, o en el de Blanca Jara, forzada y declamatoria.

Además, el tratamiento de la puesta en escena es tan irregular que podemos encontrar desde cursilería extrema (la relación entre el alguacil y Damiana) a escenas harto desagradables como la del mercenario gordo que abusa de un joven. Ahí entramos también un terreno, el del guión, que aunque se esfuerza por elaborar una trama ágil e intrigante, no logra más que momentos brillantes aislados delata una falta de empatía con el periodo histórico descrito.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares