The Killing

The Killing

TÍTULO ORIGINAL The Killing

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2011

DURACIÓN 59 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Violencia, Sexo

ESTRENO03/04/2011

GÉNEROS,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La lluvia es un clásico de la ciudad de Seattle, la ciudad más poblada del estado de Washington al noroeste de Estados Unidos, en la que se desarrolla The Killing. Este remake de la serie danesa Forbrydelsen (emitida en 2007, con 20 capítulos) ha sido uno de los productos estrella de la cadena norteamericana AMC en su dura competencia con HBO (The Pacific, True Blood, Juego de tronos).

La historia no es muy original: el asesinato de una chica de 17 años hace que se señale como sospechosos a políticos, profesores y otros habitantes hasta ahora reconocidos como ciudadanos honestos e intachables. Pero la lluvia cae constantemente sobre Seattle y va desdibujando la aparente bondad colectiva.

La serie ha obtenido una buena audiencia media, entre 2 y 3 millones de espectadores. Sin ser un resultado espectacular, la cadena AMC acaba de anunciar una segunda temporada que hará coincidir en 2012 con dos de las perlas de la casa: Mad Men (quinta temporada) y The Walking Dead (segunda temporada, esta vez sin Frank Darabont como director de orquesta).

Melancólica tristeza

La propia Fox (coproductora de la serie) ha presentado The Killing como el mejor thriller televisivo desde Twin Peaks (1990-1991). Ambientada también en el estado de Washington, la serie de David Lynch contaba la investigación del asesinato de una alumna de instituto. Lynch construía una galaxia completa en la primera temporada de solo 8 capítulos, para dispersarse después en una surrealista segunda temporada de 22 episodios. The Killing, en línea temática con la serie de Lynch pero con distinto tratamiento, es un producto de calidad que puede interesar a un público adulto con gusto por historias oscuras, con un poso de melancólica tristeza, que atiende a tres ámbitos temáticos, el policial, el político y el de la familia de la víctima.

La creadora de la serie es la misma que tuvo éxito con Caso abierto en 2003. Esta serie de la CBS contó con un aliciente argumental interesante: la protagonista era una detective y los casos de homicidio no eran actuales, sino investigaciones reabiertas de crímenes sin resolver. Con el patrocinio de Jerry Bruckheimer (C.S.I, La Roca, Piratas del Caribe) la serie completó siete temporadas.

The Killing es un producto de calidad que puede interesar a un público adulto con gusto por historias oscuras

Muy cuidada visualmente

The Killing tiene más personalidad y más estilo que Caso Abierto. Desde los títulos de crédito (recuerdan los utilizados por David Fincher en la muy influyente Seven) a los innumerables planos aéreos de Seattle (parecidos a los que usa con maestría Ben Affleck en sus retratos criminales de Boston: Adiós, pequeña, adiós y The Town), la serie está muy cuidada visualmente, con una planificación perfecta que ajusta cada escena con un timing preciso. No hay que perder de vista que los directores contratados tienen talento. Entre ellos está la polaca Agnieszka Holland (Copyinng Bethoven, Washington Square, El jardín secreto) que se ocupa de los capítulos 6 y 9.

Los diálogos ayudan a ir conociendo a los personajes cada uno con sus afanes, problemas y frustraciones. No se recurre al flashback, una tentación frecuente en este tipo de historias de investigación criminal. La relación de los dos detectives es lo más interesante de la serie. Ella (Mireillle Enos, candidata al Emmy como mejor actriz principal) es sensible y madura. A punto de casarse por segunda vez y dejar su trabajo en Seattle, su vida permanece atada al caso de esta joven que no consigue resolver. Su compañero de trabajo (el joven Joel Kinnaman, al que acabamos de ver en la interesante película Dinero fácil) es de otro planeta: novato, desastrado en el vestir, sus maneras apuntan a una familiaridad con ambientes y adicciones que parecen muy arriesgadas para un policía. Sin embargo, el binomio que forman tiene mucho interés.

El remake supera al original

Hay más relaciones complementarias en la serie. El candidato a la alcaldía Darren Richmond (interpretado por Billy Campbell, en su día protagonista de la notable película Rocketeer dirigida por Joe Johnston) y su oponente, el Mayor Lesley (Tom Butler, secundario en películas como Shooter y El equipo A) confunden la cara y la cruz de la política en sus coqueteos con una misma moneda llamada corrupción. También están los padres de Rosie, la chica asesinada, interpretados por Michelle Forbes (En terapia, True Blood) y Brent Sexton (El mentalista, Miénteme). Con dos pasados muy diferentes, la muerte de su hija reabre conflictos que parecían superados.

La música de The Killing es del mismo compositor de la serie original, lo que supone un claro acierto. En el resto de facetas el remake supera al original.

The Killing es una serie de calidad. Sus 13 capítulos tienen fuerza y calado. Triste y desencantada, a veces demasiado, la historia recuerda a las novelas policiacas del sueco Henning Mankell, con ese aire melancólico y desengañado, en el que los personajes buscan motivos para seguir adelante.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares