Io, Don Giovanni

Io, Don Giovanni

TÍTULO ORIGINAL Io, Don Giovanni

PRODUCCIÓN Francia - 2009

DURACIÓN 130 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNSexo

ESTRENO20/10/2009

GÉNEROS,

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Lorenzo da Ponte es un joven libertino que vive en Venecia. Por culpa de sus escándalos y sus críticas a la Iglesia es castigado con el exilio a Viena. Allí, gracias a su amigo Casanova, conocerá a Salieri y a Mozart, quien le pedirá que escriba un libreto para su nueva ópera, Don Giovanni.

Carlos Saura recorre en su última película el proceso de la creación de la famosa ópera de Mozart. El resultado es brillante en la forma e irregular en los aspectos narrativos. Saura ya ha demostrado que es un maestro a la hora de trabajar con la música y el cine, y en esta película da un paso más. La puesta en escena es operística, apabullante en su intencionada artificialidad. La cinta se ha rodado en estudio y hasta los supuestos exteriores no son más que paisajes dibujados o fotografiados. Este recurso otorga a la película una irrealidad que casa de maravilla con lo que se nos está contando. El uso de la luz da para una tesis doctoral y la música es magistral: no podía ser de otra forma. En el plano visual solo chirrían un par de pasajes grotescos que se despegan del tono elegante del resto de la cinta.

Sin embargo, a la película le falta historia y drama para ser redonda. La mayoría de los personajes están escasamente desarrollados, especialmente el del secundario Mozart, que desde que aparece, amenaza con “comerse” la película (entre otras cosas porque su personaje es mucho más interesante que el del libertino Da Ponte). Parece que a Saura, empeñado en contarnos cómo se gesta una ópera, le interese menos adentrarse en la personalidad de sus creadores. El resultado es que, mientras queda impresa en la retina el bellísimo arranque de la película, la historia que se nos cuenta y los personajes que la interpretan se borran de la memoria en un par de horas. Queda también en la memoria, claro, la música, que, al fin y al cabo, es la que da sentido a esta película.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares