Green Dragon

Director y guionista: Timothy Linh Bui. Intérpretes: Don Duong, Patrick Swayze, Forest Whitaker, Trung Nguyen, Jennifer Tran, Billinjer Tran, Kathleen Luong, Hiep Thi Le. 115 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este interesante drama coral ha sido producido por los hermanos americano-vietnamitas Tony Bui -director de la excelente Tres estaciones– y Timothy Linh Bui, este último director y guionista del filme. Su acción se desarrolla en 1975, cuando la Guerra de Vietnam enfila su recta final y la derrota sudvietnamita ya parece inevitable. En ese momento, el gobierno estadounidense y otros gobiernos occidentales organizaron en sus territorios campos de refugiados para acoger a los cientos de miles de sudvietnamitas que huían del régimen comunista. Más de 100.000 de esos refugiados fueron acogidos en varios campamentos diseminados por la costa Este de Estados Unidos.

En el Campamento Pendleton, dirigido por el comprensivo sargento Lance, se entrecruzan un manojo de historias dramáticas. Mihn y Anh son un niño y una niña pequeños que esperan angustiados la llegada de su madre y descubren la cultura popular norteamericana a través de Addie, el cocinero negro, que pinta durante sus ratos libres. Ellos no sufren el trágico desarraigo de su tío Tai, un traductor católico, culto y honesto, al que el sargento Lance nombra jefe del campamento y que vive durante ese periodo una bella historia de amor. Otros refugiados llevan mucho peor que él las angustiosas novedades que llegan de la evolución de la guerra.

Rodada en el auténtico Campamento Pendleton con el apoyo del Pentágono, la película no profundiza demasiado en las causas de la Guerra de Vietnam, pero recuerda la terrible tragedia de los boat people, subraya las crueldades del Vietcong y el Khmer Rojo, critica la retirada del ejército de Estados Unidos y elogia su labor de acogida de refugiados, que provocó el nacimiento de una nueva generación de norteamericanos. Todo esto se encarna en unos personajes muy matizados desde el punto de vista dramático y moral, que reflejan con veracidad las miserias del ser humano, pero también sus grandezas, su apertura a la trascendencia y su capacidad de superación de las adversidades.

En manos más expertas, este material dramático podría haber generado una obra maestra. Pero aquí se queda en una buena película dramática, dirigida por Timothy Linh Bui con solidez visual y vibración dramática, pero con un ritmo algo cansino y rutinario. Además, aunque todos los actores cumplen, al dúo Don Duong-Patrick Swayze le falta a veces un punto de vigor, y sólo los dos niños -siempre fascinantes- y Forest Whitaker tocan fibra en todo momento. Queda en todo caso una película interesante, especialmente por el drama humano que retrata.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares