Fundido a negro

TÍTULO ORIGINAL Fade to Black

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Oliver Parker. Guión: John Sayles, Oliver Parker. Intérpretes: Danny Huston, Diego Luna, Paz Vega, Christopher Walken, Nathaniel Parker. 104 min. Adultos. (VSD)

En plena tumultuosa posguerra italiana, Orson Welles, que acaba de protagonizar un sonado divorcio con Rita Hayworth, está rodando una pésima película en los estudios romanos de Cinecittà. Mientras intenta conseguir financiación para dirigir “Othello”, el célebre cineasta se ve envuelto en un extraño asesinato que ocurre en pleno rodaje.

Además del autor de la música, son muchas las cosas que comparte “Fundido a negro” con la reciente “Hollywoodland”: un caso de asesinato en ambiente cinematográfico y una estética de cine negro. Por otra parte, si en “Hollywoodland” Ben Affleck sorprendía con una más que notable actuación encarnando a George Reeves, aquí Danny Huston consigue algo todavía más complicado: hacer creíble su interpretación de Orson Welles (bastante más conocido y mejor actor que el Superman televisivo).

La primera hora de “Fundido a negro” es ejemplar. La historia, basada en una novela del cineasta y ensayista Davide Ferrario (“Doppo mezzanotte”) adaptada por Oliver Parker y John Sayles, ensambla con soltura datos y personajes reales y ficticios. La ambientación es soberbia y el internacional reparto funciona como un reloj suizo. Además, Parker utiliza en los dos primeros tercios de metraje un tono ligero -el del rodaje de la película- que imprime ritmo a la trama policíaca-política y frescura a la historia sentimental. El problema viene precisamente al final, cuando el director de “Un marido ideal” opta por centrarse en el drama político y, por consiguiente, por el cambio de tono. Es entonces cuando la historia se vuelve mucho más negra, se empantana y la película pierde fuelle.

A pesar de este fallido tramo final, queda un producto de buen nivel y probablemente una de las apuestas de más calidad en el empeño por recuperar el brillo del cine negro.

Ana Sánchez de la Nieta