Fresa y chocolate

Directores: Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío. Intérpretes: Jorge Perugorria, Vladimir Cruz, Mirta Ibarra.

El cine cubano no suele ocupar muchas páginas en los periódicos. Por eso sorprende el interés suscitado por Fresa y chocolate, ganadora del Oso de Plata y del Premio Especial del Jurado en el pasado Festival de Berlín. Varios factores han ayudado: contiene críticas al régimen de Castro, que, sin embargo, ha dado el visto bueno oficial; además, aborda la homosexualidad, tema cada vez más recurrente en el cine.

David (Vladimir Cruz) es un joven miembro del partido comunista cubano. Su novia acaba de dejarle. Está desencantado y aspira a convertirse en escritor. Un día conoce a Diego (Jorge Perugorría), un joven homosexual, culto, vitalista y crítico con el sistema. David siente repugnancia por Diego, pero comienza a cultivar su amistad pensando que conviene vigilarle como elemento peligroso.

El veterano Gutiérrez Alea toma el cuento de Senel Paz El lobo, el bosque y el hombre nuevo, convertido en guión por él mismo, y realiza una sólida película -a causa de una enfermedad fue finalizada por Tabío- que apunta en diversas direcciones. Su tema principal es la amistad, y es aquí donde logra una mejor comunicación de sentimientos. En cuanto a la defensa de la homosexualidad, el discurso de Diego a favor de la diferencia tiene… eso, sabor a discurso. Si la denuncia a la persecución política de los homosexuales no ofrece lugar a dudas, la propuesta de ese estilo de vida no convence.

Los intérpretes, sobre todo Jorge Perugorría, actúan con gran desparpajo. Sus personajes son creíbles, hay detalles de humor entrañables, las críticas no son amargas… En la cita de artistas cubanos, hay un patriotismo sincero. Por todo esto choca más el recurso a un grosero erotismo que no hace ningún favor a la historia. El estilo es sencillo, la planificación, sin estridencias. Gutiérrez Alea asegura que “para ser eficaz en el plano ideológico, el cine debe ser eficaz en el plano estético”. Movido por esta idea, logra una película discutible, pero digna de tenerse en cuenta.

José María Aresté

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print