Fay Grim

Guión: Hal Hartley. Intérpretes: Parker Posey, Jeff Goldblum, James Urbaniak, Saffron Burrows, Thomas Jay Ryan. 118 min. Adultos. (VXD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Fay Grim no es una secuela de aquella cinta sino una aventura distinta con los mismos personajes. Henry Fool hablaba del poder de la literatura, del éxito en el mundo mediático moderno, y de la pequeña distancia que separa el éxito del fracaso. Fay Grim es un thriller disparatado sobre un mundo que va mal.

Han pasado casi diez años desde que el escritor Harry Fool huyera (de la policía y de Estados Unidos) dejando a Fay sola con su hijo Ned. Su hermano Simon, poeta famoso, está en la cárcel por haber facilitado la fuga de Harry. Ned, con catorce años, tiene problemas en el colegio. La película comienza con la llegada de la CIA al domicilio de Fay; quieren que colabore para recuperar el manuscrito de “Las confesiones” escrito por Henry Fool, una obra críptica que contiene secretos de estado que afectan a diversas potencias. Henry habría sido mucho más que un escritor. Fay, inocente norteamericana de clase media, se verá envuelta en una intriga internacional, viajando por Europa, mientras la historia se vuelve cada vez más disparatada.

Hartley (Nueva York, 1959), sino de algunos independientes, prefiere el diálogo -alocado- a la acción, y este thriller se hace largo, complicado y difícil de seguir. Su argumento sólo aporta una idea: el mundo es un caos, se ha vuelto loco (y muy peligroso). El director de Flirt da vueltas y más vueltas al asunto y sí logra mantener la tensión y atención del público casi hasta el final es gracias a su buen hacer visual, pulcro, sofisticado, algo pedante, siempre con planos oblicuos. El reparto cumple, con un gran trabajo de Posey. Una obra menor, en suma, para incondicionales de un Hartley.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares