Falsas apariencias

The Whole Nine Yards

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Jonathan Lynn. Guión: Mitchell Kapner. Intérpretes: Bruce Willis, Matthew Perry, Natasha Henstridge, Rosanna Arquette, Amanda Peet, Michael Clarke Duncan, Kevin Pollar. 98 min. Jóvenes-adultos.

Nicholas Oseransky (Mattew Perry), ingenuo y bonachón dentista afincado en Montreal, sufre con paciencia a la insoportable pareja que componen su esposa y suegra. Para ellas, él no es más que una máquina de hacer dinero; además, para poder cobrar su seguro de vida, casi lo prefieren muerto. Su frágil mundo termina de desmoronarse cuando descubre que su nuevo vecino no es otro que El Tulipán, un famoso asesino a sueldo por quien la mafia de Chicago ofrece una recompensa. Esta oportunidad podría solucionar la vida de Nicholas, o complicársela del todo.

Hollywood no suele arriesgar. Cuando una idea funciona la repiten hasta aburrir al público. Si Una terapia peligrosa y Mickey Ojos Azules funcionaron bien, ¿por qué Falsas apariencias, otra comedia de gangsters, no habría de funcionar? Jonathan Lynn (Monjas a la carrera, Mi primo Vinny, No pierdas el juicio), director acostumbrado a la comedia de bajo presupuesto, resultaba adecuado para llevar a buen término un proyecto de David Willis, hermano de Bruce. El guión, gracioso y sin pretensiones, ha sido escrito a la medida de un magnífico reparto, en el que cabe destacar el retorno de Bruce Willis a la comedia, género en el siempre se ha encontrado muy cómodo.

Se trata de una obra agradable, por encima de la media, con el tono ingenuamente amoral inherente al género, y a la que sólo cabe reprochar varios diálogos soeces y un gratuito y tonto desnudo.

Fernando Gil-Delgado