Al poco de nacer, una princesa es raptada por la bruja Gothel, quien la cría como hija suya, pero la mantiene recluida en una alta torre, sin puertas, para aprovecharse de las propiedades mágicas de su cabello. Cuando va a cumplir dieciséis años, la chica pide a su “madre” permiso para ver el mundo. No se lo concede: afuera es peligroso. Pero casualmente llega a la torre Flynn, un apuesto ladrón, que huye de la justicia. Como en sus mejores momentos, Disney adapta -muy libremente- un cuento clásico, y hace una pequeña maravilla, en la mejor tradición de Blancanieves, La bella durmiente o La Bella y la Bestia. La historia de Rapunzel, de los hermanos Grimm, ha sido enriquecida con conflictos n ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.