En algún lugar de la memoria

Dirección y guión: Mike Binder. Intérpretes: Adam Sandler, Don Cheadle, Jada Pinkett Smith, Liv Tyler, Saffron Burrows. 124 min. Jóvenes-adultos. (XD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nueva York. Alan, afroamericano padre de familia, regenta una clínica dental. Sus circunstancias deberían hacerle feliz. Pero no lo es. Una tristeza inefable le domina. Distante de su esposa, la vida doméstica no le satisface. En la consulta no faltan atractivas pacientes. Pero la infidelidad no es una opción. Su vida da un quiebro cuando topa con Charlie, antiguo compañero en su etapa universitaria, que perdió a su familia en terribles circunstancias. Desde entonces Charlie no tiene empleo y, desequilibrado, no ha sido capaz de pasar página; Alan comenzará a frecuentar su compañía, y de la recobrada amistad puede que surja el fortalecimiento vital que necesitan ambos.

Formidable película del actor, guionista y director Mike Binder (Más allá del odio, Diario de un ejecutivo agresivo). Binder había mostrado su interés por tratar los problemas corrientes de la condición humana -los ligados a la vida matrimonial, los hijos, la rutina, la insatisfacción…-, pero nunca con la fuerza de este medido film. La trama juega con la idea, que provoca una recriminación a Alan de su esposa, de que parece envidiar la posición del amigo en desgracia, que al no tener familia y cobrar una sustanciosa pensión del Estado, tiene independencia casi total, carece de obligaciones con otros. Cuando realmente la peor parte la lleva Charlie, solo en el mundo, frágil emocionalmente, al borde de la desesperación. Sus excentricidades a bordo de un patinete no ocultan su grandísima pena.

Mérito de Binder es no enfatizar las situaciones, defecto típico de cierto cine estadounidense, que parece necesitar decir lo mismo cuatro veces, porque no confía en la inteligencia del espectador. Así, el cineasta es sutil al referirse a la desgracia en que Charlie perdió a sus seres queridos. Sobre los actores, Don Cheadle confirma lo visto en Hotel Rwanda: es un actor de amplios registros dramáticos; el habitualmente “graciosete” Adam Sandler demuestra versatilidad: a semejanza de otros actores de comedia como Jim Carrey y Will Ferrell, intenta no quedarse encasillado. En cuanto a las actrices, Liv Tyler hace creíble su psiquiatra, Saffron Burrows está contenida como desequilibrada, y Jada Pinkett Smith carga bien con el ingrato papel de esposa “mosqueada”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares