La película se centra en unos años de la vida de Karl Marx, de 1843 a 1848, breves pero claves para el desarrollo del marxismo, como evidencia el discurso en el que expresa su definición del proletariado, la fundación de la Liga de los Comunistas y la publicación del Manifiesto comunista. A los 25 años, Karl Marx trabaja en un periódico de Colonia. Su radicalismo le obliga a dirigirse al exilio, con su esposa Jenny. En París traba amistad con Friedrich Engels y conoce al famoso anarquista Pierre-Joseph Proudhon. El filme presenta a Karl Marx como un idealista, pero también como una persona sin escrúpulos que toma el poder expulsando del movimiento a los que tienen objetivos diferentes a él.

Gran mérito del diseño de producción es la extraordinaria reconstrucción de la época. Sin embargo, la rápida sucesión de episodios, a veces muy breves, obstaculiza la fluidez, a la vez que produce cierto cansancio. Por otro lado, la mezcla de géneros tampoco ayuda: Raoul Peck pretende hacer no solo una especie de biopic, sino también una película de amor y de amistad, pero no lo consigue. Por otra parte, se echa en falta alguna referencia a cómo Karl Marx desarrolló sus ideas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares