El invitado de invierno

TÍTULO ORIGINAL The Winter Guest

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Alan Rickman. Guión: Sharman MacDonald y Alan Rickman. Intérpretes: Emma Thompson, Phyllida Law, Sheila Reid, Sandra Voe, Arlene Cockburn. 108 min. Adultos.

El actor británico Alan Rickman debuta brillantemente como director en esta sensible tragicomedia, basada en la obra teatral de Sharman MacDonald. En un gélido pueblo costero de Escocia, Elspeth, una anciana hiperactiva, intenta consolar a su distante hija Frances, una mujer madura, que tras enviudar, ha caído en una profunda depresión. En paralelo, se describen el primer romance de dos adolescentes -uno de ellos, el hijo de Frances-, las andanzas de dos chavales que han hecho novillos y la asistencia a un funeral de dos divertidas ancianas.

En esta poética radiografía socio-familiar, Rickman ha mimado la definición de personajes y el trabajo de los actores, de modo que todas las interpretaciones son magníficas, especialmente las de Phyllida Law y Emma Thompson, madre e hija en la ficción y en la vida real. Esta acertada opción por la introspección antropológica se enriquece con una puesta en escena meticulosa, serena y de rica planificación, a la que sólo cabe reprochar breves caídas de ritmo que dejan entrever, por exceso de diálogos y escasez de acción, el origen teatral del argumento. En el resto del film, Rickman disimula este origen con un inteligente empleo simbólico de los bellos paisajes e interiores, magníficamente fotografiados por Seamus McGarvey.

Más reparos presenta el tratamiento de fondo. Su análisis de los grandes temas -la soledad, la familia, el amor, la muerte…-, a lo largo de las diversas edades del hombre, rezuma sinceridad y buenos sentimientos, pero le falta perspectiva moral y una mayor altura de miras, de modo que cede a veces a un permisivismo superficial, que además propicia alguna concesión exhibicionista o grosera. Quizá por eso, la película deja un regusto de amargura y opresión; el regusto característico de una visión de la vida poco abierta a la trascendencia.

Jerónimo José Martín