El documental, ave fénix

Entre los estrenos semanales en las salas de cine es habitual desde hace unos años la presencia de documentales. Películas de no ficción como Citizenfour, de Laura Poitras, o La sal de la tierra, de Win Wenders, tienen un público cada vez más amplio y cosechan premios en los festivales internacionales, y por supuesto los Oscar. El género no es un recién llegado, el cine nació siendo documental. Sin embargo, su papel pionero fue relegado a un segundo plano a lo largo de su historia y ahora comienza a recuperar su lugar.

A las distribuidoras les interesa sacar diez copias de un documental para que la prensa se haga eco y acabe en canales televisivos temáticos rentables Un repaso a las hemerotecas. Hasta hace una década la presencia del cine documental era escasa  y marginal. Unas cuantas grandes productoras hacían películas de fauna, flora y etnografía cuyo destino era fundamentalmente televisivo. En

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print