El-comensal

El comensal

PRODUCCIÓN España - 2022

DURACIÓN 100 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

ESTRENO27/05/2022

GÉNEROS, ,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de una larga pausa –con cartera ministerial de Cultura entremedias– Ángeles González-Sinde vuelve a ponerse detrás de las cámaras para adaptar la novela de Gabriela Ybarra El comensal. Basada en el secuestro y asesinato de su abuelo, Javier Ybarra, exalcalde de Bilbao y director de El Correo Español y El Diario Vasco, la novela –y la película– cuentan el difícil camino para superar la pérdida y afrontar el pasado.

González-Sinde muestra una fina sensibilidad para narrar de manera contenida, pero con momentos de genuina emoción, el trauma afectivo que atraviesan las víctimas del terrorismo. Un trauma que, en cierto modo, pasa de padres a hijos, envuelve a la familia y marca la vida. En realidad, lo que cuenta la película es un proceso de duelo que ha tenido que esperar 30 años para estallar y curarse.

El dolor de ese hijo, convertido ya en padre, ha quedado encapsulado y no rompe hasta que su hija decide afrontar la muerte de su madre de una manera radicalmente distinta. La huida hacia delante del padre que ha construido, para protegerse, una concha de silencio se convierte, en el caso de su hija, en una mirada detenida al pasado y un dolor que se verbaliza, que interroga y que busca el apoyo y la compañía de su padre. Esos encuentros entre los dos –tan dolorosos y tan sanadores– son lo más valioso de una película que aborda el drama del terrorismo de ETA desde una perspectiva diferente a la de Patria o Maixabel, pero quizás por eso complementaria y muy valiosa para escribir la historia de España.

La narración en dos tiempos a veces interrumpe el ritmo de la historia, sin embargo, las interpretaciones de los dos protagonistas son soberbias. Y no era fácil, porque el relato es muy minimalista e intimista y se dicen grandes verdades a veces solo con gestos. Por último, es conmovedor cómo se cuenta la profunda religiosidad de la víctima. Una realidad, alejada de todo artificio, muy presente en la película.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.