El amor y otras cosas imposibles

El amor y otras cosas imposibles

TÍTULO ORIGINAL The Other Woman

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2010

DURACIÓN 98 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Sexo

ESTRENO28/10/2010

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El director y guionista Don Roos siempre ha afrontado comedias que tocaban historias de pareja o dramas familiares, como Lo opuesto al sexo, Algo que contar, Un final feliz… En esta ocasión adapta una novela de la judía israelí Ayelet Waldman y consigue una película de intensa carga dramática.

Natalie Portman -que también es productora ejecutiva- encarna a Emilia, una joven abogada, hija de divorciados, que se enamora de su jefe, Jack, un hombre casado y con un hijo, William. Tras hacer fracasar el matrimonio de Jack, se queda embarazada de él y los dos se casan rápidamente. Pero esa aparente felicidad tan abruptamente conseguida, en seguida se va a enfrentar a un infierno de culpabilidades, dolor y reproches.

La película tiene una gran virtud: su honestidad. Hace un fiel retrato, sin falsos consuelos, del mundo sentimental de nuestra posmodernidad. Describe lo que ocurre en una sociedad que se construye al margen de cualquier significado verdadero y de cualquier ideal trascendente. Por un lado, las relaciones se basan en puros sentimientos y el matrimonio no tiene más valor que una complicidad coyuntural; por otro, la muerte es un mero dato biológico que sólo genera rencor y desesperación.

La película no propone soluciones convincentes, pero su valor reside en mostrar la tremenda precariedad del ser humano, incapaz de darse la paz, la felicidad y el amor verdadero. No obstante no estamos ante un film complaciente con un nihilismo ideológico. El deseo de sanación de los personajes es demasiado clamoroso. Y al final se bosqueja la necesidad de la misericordia como única hipótesis respirable. Los personajes son capaces de acoger al otro cuando se reconcilian con su propia fragilidad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares