Dopo mezzanotte

Director y guionista: Davide Ferrario. Intérpretes: Giorgio Pasotti, Francesca Inaudi, Fabio Troiano, Francesca Picozza, Silvio Orlando. 89 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Dopo mezzanotte” cuenta la historia de Martino, un muchacho callado y solitario, vigilante nocturno en el museo del Cine de Turín. Martino dedica las noches a ver viejas películas y se va identificando con Buster Keaton, inconscientemente imita sus gestos, su estilo de vida y cada vez habla menos. Al igual que Keaton, Martino tiene un amor platónico, Amanda, la chica de la hamburguesería donde cada tarde compra su cena. Una noche Amanda sale huyendo de la hamburguesería y Martino tiene la ocasión de acudir en su ayuda. La cobija en el museo, y comienza un tímido idilio que se convertirá en una curiosa historia de amor.

La primera película de Davide Ferrario es una manifestación de la pasión del autor por el primer cine. Además de contar el romance de Martino y Amanda, Ferrario da una repaso a la historia del cine y hace una reflexión sobre la narrativa cinematográfica. Un narrador omnipresente y omnisciente comienza preguntando al público en qué consiste una historia: “¿los personajes?”, dice, y recuerda que muy al principio los protagonistas fueron los lugares; imágenes de archivo muestran a las ciudades que fueron protagonistas de las primeras sesiones del cinematógrafo. Luego presenta la ciudad y va introduciendo los personajes; después cuenta un elemento del final de la historia y pregunta cómo se ha llegado a ese final. Sólo entonces comienza la historia de Martino, y luego la de Amanda y sus amores, y luego llega todo lo demás. Se trata, en definitiva, de un muy erudito y original homenaje a todos los clásicos y una invitación a usar la imaginación y desarrollar las posibilidades que tiene el cine. El logro principal es el joven y desconocido Giorgio Pasotti, que logra hacer de nuevo Keaton sin ser una parodia del genial clásico. Después de estos comentarios, resulta paradójico que una cinta que aspira a la originalidad creativa pague un ridículo peaje a la vulgaridad con algunas secuencias de sexo explícito.

Fernando Gil-Delgado