Después del amor

Après l'amour

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Diane Kurys. Guión: Diane Kurys y Antoine Lacomblez. Intérpretes: Isabelle Huppert, Bernard Giraudeau, Hippolyte Girardot, Lio. 104 min. Adultos.

Película muy característica del cine francés, es decir, cartesiana: un producto de la razón, que tiene vida en el papel en el que ha sido creado, y con algunos vestigios de realidad real. Como las tesis de Descartes, pretende su aplicación en la vida verdadera: si así se hiciera, el resultado sería tan nefasto como ha sido el del racionalismo en la historia de la humanidad.

La señorita Kurys (Diane) lanza esta tesis: la nueva familia será una célula compuesta de mujeres -responsables- y sus hijos, y los hombres -irresponsables- irán de una célula a otra… (Véase la misma tesis en Todos aman a alguien alguna vez).

Si esta película, mejor, si este guión (este cine es más bien literatura ilustrada con imágenes) se leyera como se lee una novela de crímenes y suspense, sería quizá apasionante, sin duda entretenida. Pero si se trata de ver y oír la película Après l’amour, el juicio tal vez sea éste: “¡Ya son ganas de enredar! Lástima de actores, con lo bien que lo hacen…; sobre todo Isabel Huppert. Y además es de lo más inmoral, oye”. Pues eso.

Y eso es que una novelista soltera tiene un amante de toda la vida, casado, con hijos; y otros amantes de cuando en cuando, a poder ser casados. Como el de toda la vida empieza a enfadarse, la novelista tiene un hijo de él, y así no se le escapa. Vale. Todo contado de un modo muy inteligente y muy fino, pero sin sentimientos, digo, como si nadie tuviera conciencia, sino frío.

Pedro Antonio Urbina