Conociendo a Jane Austen

Guión: Robin Swicord. Intérpretes: Maria Bello, Emily Blunt, Kathy Baker, Amy Brenneman, Maggie Grace, Hugh Dancy, Lynn Redgrave, Kevin Zegers, Parisa Fitz-Henley. 106 min. Adultos. (SD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La premisa de este film se enuncia con una frase de Jane Austen (“¿No es la descortesía con los demás la esencia misma del amor?”) y un encadenado de situaciones muy corrientes en el tecnificado mundo actual: aunque los tiempos cambian, las personas y sus anhelos de amor, felicidad y estar a gusto permanecen.

California. Cinco mujeres y un hombre forman un club de lectura de los libros de Jane Austen. A lo largo de seis meses, irán leyendo las seis novelas de la escritora, y la reunión mensual la presidirá cada vez uno del grupo. Ellos son: Sylvia, al que su cansado marido Daniel acaba de pedir el divorcio; su joven hija Allegra, lesbiana y aficionada a los deportes de riesgo; Jocelyn, que ha persuadido a Grigg para que se incorpore al club aunque nunca ha leído a Austen; Prudie, sensible profesora de francés, casada con un patán, y a la que tira los tejos un guapo alumno; y Bernadette, “alma mater” del grupo, que lleva acumulados seis matrimonios.

La directora y guionista Robin Swicord, que adapta un libro de Karen Joy Fowler, subraya la vigencia del legado Austen, por la finura para captar los pliegues de la psicología humana, masculina y femenina. Y sabe tejer las historias amorosas, y que parezcan dignas de Austen, aunque pagando la cuota cultural del momento, lo que significa una historia de amor lésbico, la atracción por un alumno, o el divorcio, elementos no presentes en la Inglaterra de la Regencia de Austen. Lo que se agradece es que en la resolución domine la lealtad al espíritu austeniano.

El film está bien llevado, y cuenta con un gran reparto. Pueden despistar algunos diálogos, que apreciarán sólo los conocedores de Austen; aunque todo está elaborado con la idea de que nadie se pierda demasiado. Por supuesto, algunas historias interesan más que otras. Cabe resaltar la de Jocelyn y Grigg, que entreverada con la de Sylvia retrotrae a Emma, con divertidos elementos contemporáneos aportados por el gusto literario de Grigg, un fantástico Hugh Dancy.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares