City Hall. La sombra de la corrupción

TÍTULO ORIGINAL City Hall

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Harold Becker. Guión: Ken Lipper, Paul Schrader, Nicholas Pileggi y Bo Goldman. Intérpretes: Al Pacino, John Cusack, Bridget Fonda, Danny Aiello. 115 min.

Tiroteo en las calles de Brooklyn. Mueren un policía, un traficante de drogas y un niño inocente. El caso levanta una enorme polvareda. ¿Qué hacía un policía actuando en solitario? ¿Por qué un juez con fama de honesto dejó en libertad provisional a un tipo relacionado con la mafia? El alcalde de Nueva York (Al Pacino) acude a dar el pésame a las familias del niño y del funcionario fallecidos. De todos modos, su deseo de esclarecer los hechos es poco decidido. Más bien parece querer tapar la desgracia con algún éxito en otros campos de la política local.

La historia, narrada por Kevin (John Cusack), ayudante del alcalde, es una especie de viaje iniciático al borde del abismo de la corrupción. Kevin -capaz, decidido en la contienda política y… honrado-, descubrirá que no todo es kosher -en hebreo, comida pura- en su oficio. La envoltura casi invisible de los asuntos dudosos exige estar en guardia si se quiere conservar la honradez.

En el guión, de construcción impecable, todos los cabos terminan atados, y hay una buena definición de personajes. Se añora, sin embargo, un punto de brillantez, algo más de imaginación. Harold Becker se empantana un poco al principio, en las escenas algo reiterativas de honras fúnebres, pero luego conduce la historia con pulso firme. Con su excelente equipo de dirección de arte logra hacer creíbles los entresijos de la política municipal.

El reparto es envidiable. Al Pacino da el aire requerido al poco claro comportamiento ético de su personaje, a la vez que muestra su humanidad; sólo se excede en la secuencia del funeral del niño. Las escenas que comparte con John Cusack -muy bien éste en su sobriedad- gozan del aire paternofilial que exige su relación. También destaca Danny Aiello en un papel secundario.

José María Aresté