Promete ser el gran descalabro del año y una confirmación de que ningún gran director está a salvo de estrellarse. Tom Hooper (El discurso del reyLos miserables) dirige esta adaptación del musical homónimo de Andrew Lloyd Webber, estrenado en 1981.

A pesar de su ambicioso planteamiento y un buen plantel de intérpretes, es imposible salvar una película que narrativamente es un caos –un caos sumamente aburrido, además– y técnicamente, un despropósito. Tanto que, después de estrenarse, ha tenido que someterse a una reedición para tratar de mitigar la catástrofe.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.