Promete ser el gran descalabro del año y una confirmación de que ningún gran director está a salvo de estrellarse. Tom Hooper (El discurso del reyLos miserables) dirige esta adaptación del musical homónimo de Andrew Lloyd Webber, estrenado en 1981.

A pesar de su ambicioso planteamiento y un buen plantel de intérpretes, es imposible salvar una película que narrativamente es un caos –un caos sumamente aburrido, además– y técnicamente, un despropósito. Tanto que, después de estrenarse, ha tenido que someterse a una reedición para tratar de mitigar la catástrofe.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print