Breakdown

Director y guionista: Jonathan Mostow. Intérpretes: Kurt Russell, Kathleen Quinlan, J.T. Walsh, Jack Noseworthy, M.C. Gainey, Ritch Brinkley. 89 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Jeff y su esposa Amy viajan de Boston a San Diego con su todoterreno nuevo a través de las carreteras de un hermoso y desértico paraje. Una avería estropea el plan, pero al punto aparece un amable camionero que se ofrece a ayudarles. Como el coche no arranca, Amy se va en el enorme trailer para llamar a una grúa. A partir de ese momento, la mujer desaparece.

El desconocido Jonathan Moslow -su único crédito es el telefilm Flight of Black Angel- escribe y dirige con increíble aplomo un thriller apasionante. Dentro de la originalidad de su historia, cabe ver referencias a films como El diablo sobre ruedas, de Steven Spielberg (donde un camión adquiría una cualidad casi diabólica), Secuestrada, de George Sluizer (que presentaba la inexplicable desaparición de una mujer debida a un psicópata que hacía vida normal), o Frenético, de Roman Polanski. El director logra crear una atmósfera agobiante, la del hombre corriente sometido a una situación límite; no es el personaje encarnado por Kurt Russell un superhéroe al uso, sino alguien torpe y nervioso, que quiere sobre todo recuperar a su mujer; una mujer que, por supuesto, tiene miedo. Contribuye a mantener la angustia la presencia, en el lado de los malos, de gente corriente, amable, con una vida familiar normal; o algo tan sencillo como que no se permita el director chistes fáciles que, se supone, descargan la tensión; ello hace que la extraordinaria situación presentada sea mucho más creíble.

Junto a un guión perfectamente engranado, donde se dosifica la aparición de nuevos elementos, funcionan bien los demás apartados del film: elaborado montaje de las distintas secuencias, música inquietante del especialista Angelo Badalamenti, buena fotografía del desierto, cuidado diseño artístico de la ciudad fantasma o del granero, un ajustado reparto de actores, arquetipos de la persona corriente… El film, muy medido, funciona de principio a fin, y sólo cabe reprocharle el clímax final del puente, quizá algo excesivo.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares