Antz (Hormigaz)

Guión: Todd Alcott, Chris Weitz y Paul Weitz.
Dibujos animados.
92 min.
Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En un hormiguero con varios millones de habitantes, Z, una hormiga obrera macho, se siente insignificante. Cavar agujeros sin un propósito claro no es, precisamente, la ilusión de su vida. Un día, mientras toma cerveza de pulgón con su amigo Weaver, conoce a la joven princesa Bala, que ha decidido experimentar de incógnito la vida del pueblo llano. Z se enamora de Bala, aunque pronto descubre que no está a su alcance, ya que es la prometida del general Mandible, en la práctica, el amo del hormiguero.

Eric Darnell y Tim Johnson han urdido una divertida crítica social animada, en la línea de la novela de George Orwell Rebelión en la granja. A través de un humor corrosivo, pero no cargante, se ponen en la picota los regímenes colectivistas y autoritarios, que sacrifican al individuo en aras de no se sabe qué metas comunitarias, al paso que se refleja, con gracia, lo manipulables que son las masas. El divertido Z es tipo de antihéroe (tiene miedo a la guerra; es complaciente con sus jefes, para evitarse problemas; se deja guiar por ideales ilusorios, como el de Insectopía, un mítico lugar donde todos los insectos son iguales y viven en armonía), aunque al final demuestra su valentía oponiéndose al tirano, para salvar a su pueblo.

Nueva vuelta de tuerca al cine de animación por ordenador, tras el importante aviso de Toy Story. En este caso, la técnica alcanza cotas de asombrosa perfección, particularmente patente en las escenas multitudinarias del hormiguero, con fondos muy espectaculares. El diseño de las hormigas es estupendo: Z tiene un aire a E.T., el extraterrestre, lo cual no es de extrañar, pues se trata de una producción de DreamWorks, los estudios de Steven Spielberg.