Aguaviva

Directora y guionista: Ariadna Pujol. Documental. 95 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Aguaviva”, primer largometraje documental de la joven directora barcelonesa Ariadna Pujol (28 años), llega a las pantallas después del éxito de “El cielo gira” de Mercedes Álvarez. Ambas películas han surgido en el ámbito del master de documental de creación de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona que dirige Jordi Balló y en el que trabajan Guerin y Jordá. Esta opera prima, vista fuera de concurso en el Festival de San Sebastián, hace abrigar esperanzas sobre el brillante futuro de Pujol.

Aguaviva es un pueblo del noreste de Teruel, donde el alcalde ideó un plan para evitar el despoblamiento: una invitación a los inmigrantes para que se establecieran allí a cambio de trabajo y vivienda.

Con un trabajo “forjado a fuego lento” (ha tardado tres años en terminarlo), la directora catalana ha sabido transmitir de un modo tierno y emocional las tensiones y los problemas de adaptación que surgen entre los lugareños y los nuevos pobladores. La argentina Graciela lucha por sacar adelante su restaurante “El Quesito Argentino”; Ángela, también argentina y madre de varios hijos, espera el momento en que su marido pueda estar con ellos, una vez que consiga trabajo. Mientras, Felisa y sus amigas (señoras del pueblo), así como Pedro (hijo de Felisa) y sus compañeros, observan y comentan. Con el paso del tiempo, con paciencia (como diría el marido de Graciela) los protagonistas evolucionan hacia una actitud más abierta hacia los cambios en la vida del pueblo.

Pujol sabe contar su historia y lo hace en el tiempo preciso (se agradece que la película dure 95 minutos): aunque el ritmo es tranquilo, no se hace pesado. Con diálogos escogidos, te mete en el universo íntimo de unos personajes a los que se toma cariño, un afecto que resulta imprescindible para seguir con interés los sucesos cotidianos de su vida. Así sucede cuando los hijos de Ángela se van poniendo al habla en el móvil para hablar con su padre, al que hace tiempo que no ven. O cuando Felisa y sus amigas ven por la televisión la boda del príncipe Felipe y doña Letizia.

Sofía López