12:08 al este de Bucarest

TÍTULO ORIGINAL A fost sau n-a fost?

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Corneliu Porumboiu. Intérpretes: Ion Sapdaru, Mircea Andreescu, Teodor Corban, Cristina Ciofu, Luminita Gheorghiu, Lucian Iftime. 89 min. Jóvenes.

¿Hubo revolución o no hubo revolución en una pequeña ciudad innombrada de Rumanía, al este de Bucarest? Ésta es la pregunta estrella de un programa-coloquio de la televisión local, con motivo de los 16 años de la caída del poder y linchamiento del dictador Nicolae Ceausescu. El film muestra los movimientos previos a la celebración en directo del programa, de los dos invitados y el presentador, hasta situarnos en el cuerpo central de la retransmisión, donde con unos medios más que precarios se suceden las preguntas del anfitrión y los espectadores, éstos por vía telefónica.

Corneliu Porumboiu, director y guionista, demuestra en su film una inteligencia poco común en el escaso cine político que se hace hoy en día. Sin grandes alardes técnicos -la cámara está casi siempre fija en todos los planos, y Porumboiu se permite incluso una pequeña broma a cuento del cine cámara en mano-, plantea una comedia de sabor agridulce, a propósito de la revolución que propició la caída del comunismo en Rumanía. La película se apoya en tres personajes: Jderescu, el periodista que no se sabe si busca la verdad, o simplemente sacar adelante su programa; Manescu, el profesor que asegura que enseguida salió a la calle para apoyar el derrocamiento del tirano, aunque otras versiones hablan de que se metió en un bar a beber mientras se desarrollaban los acontecimientos; y Piscoci, un divertido anciano, muy directo en sus declaraciones, que parece estar en otra “galaxia”. Con ellos y las intervenciones fuera de campo de los telespectadores, se hace una aguda crítica a los aprovechados políticos y al pueblo llano, capaces de apuntarse tantos o justificarse, sólo cuando el “partido” de la revolución está ya terminado.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares