Malo para la libertad, malo para el islam

El Papa Francisco ha anunciado que visitará Tierra Santa la próxima primavera, como ya hicieron sus inmediatos predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI. El anuncio coincide con inquietantes noticias sobre la incierta suerte de comunidades cristianas en los países que sufren los efectos de las revoluciones árabes. En vísperas de la reciente Navidad, el Papa Francisco declaraba ante los patriarcas de las Iglesias orientales, reunidos en Roma, que no se resignaba a “pensar en un Oriente Medio sin cristianos

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares