Tessa Thompson
Nueva entrega de las aventuras de Thor: entretenida y gamberra, pero no una gran película.
Gran remate de “Infinity War”, las tres horas de duración permiten alternar historias personales y gran épica, cerrar muchos relatos y dejar la puerta abierta a otros nuevos.
Al ritmo y a la acción acostumbradas de la saga, esta tercera entrega añade un giro a la comedia disparatada, sin renunciar a las reflexiones shakesperianas.
Vuelve el espíritu primigenio de la saga Rocky, con Sylvester Stallone como buen secundario.
Buena muestra de cine histórico que recrea la campaña de Martin Luther King para reclamar el derecho de los negros al voto en EE.UU.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.