John Boyega
La recreación de los violentos disturbios de 1967 en Detroit es una denuncia escalofriante contra el racismo, al que sin embargo falta profundidad.
Un buen arranque en torno a los jóvenes bien preparados que no logran encontrar trabajo, se deshincha cuando la historia comienza a desarrollarse.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.