Brian Anthony Wilson
Shyamalan recupera algo de fuelle con su personal franquicia de superhéroes, pero sin llegar a la altura de los éxitos de antaño.
La nueva entrega de la saga es entretenimiento efectivo: un robo perfecto, giros sorprendentes y un gran reparto de actrices.
Vuelve el espíritu primigenio de la saga Rocky, con Sylvester Stallone como buen secundario.
Esta agradable pero corrientita dramedia está bien para pasar el rato, pero no merece tantas candidaturas a los Oscar. Al final se llevó solo el de actriz principal, para Jennifer Lawrence.
Película de suspense, un tanto cargada de violencia, en que Shyamalan vuelve a lucirse en la creación y el mantenimiento de una atmósfera angustiosa.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.