Joaquín Serrano Valero

En esta desternillante obra, el autor juega con estrambóticas situaciones que ponen en solfa la hipertrofiada actividad pseudo literaria de tantas asociaciones y organismos públicos y privados que convocan premios literarios.
En el fondo de esta novela yace, como preocupación filosófica, una crisis de identidad del ser humano (ser y parecer) y el afán de constatar la desesperanzada vaciedad de la vida, en la que la sociedad viene a ser como una trampa de la que nadie puede escaparse.
La novela cuenta la historia de un hombre que regresa a su ciudad natal porque la mujer que amó hace 40 años, ha fallecido por causas poco claras. Falta oficio, pero es entretenida.
Vintila Horia relata a la perfección la pelea interior que se desarrolla en el alma del protagonista entre la lealtad para con su pueblo y la tentación de ceder a compromisos en favor de su propia libertad.
En este libro, el general Dunsterville cuenta retazos de su vida hasta su retirada del servicio activo. No tiene pretensiones de autobiografía: es, como él mismo dice, una sucesión de episodios esquemáticos con reflexiones y comentarios ocasionales.