Fernando Iwasaki

16.Dic.2009
En esta desternillante obra, el autor juega con estrambóticas situaciones que ponen en solfa la hipertrofiada actividad pseudo literaria de tantas asociaciones y organismos públicos y privados que convocan premios literarios.