El caballero de la resignación

Ciudadela. Madrid (2008). 224 págs. 19,5 €. Traducción: Rafael Vázquez Zamora.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Vintila Horia (1915-1992) publicó esta novela en París, en 1961, un año después de que tuviera que renunciar al premio Goncourt que se le concedió por su primera novela Dios ha nacido en el exilio (ver Aceprensa 47/08), debido a una furibunda campaña de los intelectuales de la izquierda marxista, capitaneada por Jean-Paul Sartre.

Radu-Negru, príncipe de Valaquia, viaja a Venecia para convencer al gran Dux de que rompa su alianza con el Imperio Otomano, ayude a su país y emprenda una cruzada para impedir la expansión de los turcos por todo el Occidente Cristiano.

Pero en aquella Venecia del siglo XVII se encuentra con una sociedad podrida, inmersa en la molicie, sin más ideales que el placer y madura para convertirse en esclava con tal de evitar el esfuerzo de una guerra necesaria, durmiéndose en una paz vergonzosa. Radu-Negru se ve perseguido por el partido pro turco que le quiere eliminar para evitar que el Dux acabe poniendo su flota al servicio de la Cristiandad. Mientras tanto, un amigo le presenta a Verónica, una fascinante e intrigante mujer, de la que se enamora…

Vintila Horia relata a la perfección la pelea interior que se desarrolla en el alma del protagonista. En su interior pugnan la lealtad con su pueblo y su lucha por la libertad, o encontrar su propia libertad a costa de pactos que chocan con sus convicciones.

El resto de los personajes están retratados con maestría, encajan perfectamente en la trama y ninguno resulta superfluo. Junto a momentos de acción, los diálogos sólidos y las descripciones esmeradas enriquecen al lector porque dejan traslucir con naturalidad la concepción del mundo y el profundo humanismo del autor.

Una novela, además, amena y fácil de leer. Como tantas veces se ha dicho, la esencia del mensaje de Vintila Horia es que “todos los imperios caen; solamente pervive el imperio eterno del espíritu”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares