Un padre ausente por cada madre sola

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El gobierno británico quiere facilitar el recurso a la fecundación artificial a las mujeres solas, suprimiendo de la Ley de Embriología y Fertilidad Humana un requisito previsto para tales casos: que las clínicas consideren primero si no sería más conveniente que el niño por concebir tenga un padre (1). Interesante cuestión que, sin embargo, desde hace tiempo no es necesario ni plantear en otros países, España entre ellos.

En España, además, la Junta de Andalucía ha decidido que la intervención salga gratis a las pacientes. No es que la sanidad pública de la región esté sobrada de dinero, pero la medida forma parte de la “segunda modernización de Andalucía” que la Junta impulsa, tal vez creyendo lograr así, a un coste relativamente pequeño y mediante una técnica accesible, una muestra del adelanto que se le escapa en capítulos más básicos (2).

Pero, en realidad, criar hijos sin padre no es tan rompedor. Está muy experimentado, por ejemplo, en la comunidad negra de Estados Unidos. Allí, “más de la mitad de los niños negros viven en hogares monoparentales”, como recordó el candidato demócrata a la presidencia, Barack Obama, en Chicago el domingo pasado, Día del Padre en Estados Unidos (3).

Obama ya había tocado el tema otras veces durante la campaña electoral. La que llama “epidemia nacional de padres ausentes” se ha cobrado un elevado precio entre la comunidad negra, ahondando y perpetuando la marginación y la pobreza. Los hijos de esas familias incompletas abandonan los estudios en gran proporción. Muchas chicas tienen embarazos precoces, y así muy jóvenes inician nuevos hogares monoparentales. Los chicos caen fácilmente bajo la influencia de bandas callejeras, son indisciplinados y violentos. Para ellas y ellos, faltos de formación, la situación laboral más probable es el paro o el empleo precario.

“Falta el padre en demasiadas vidas y demasiados hogares”, dijo Obama el domingo; a causa de eso “se han debilitado los cimientos de nuestras familias”. Ante una audiencia predominantemente negra y acompañado de su mujer y sus dos hijas, habló del problema con la convicción y la autoridad de quien lo conoce de primera mano. Él mismo es hijo de un hombre que se separó de la madre; desde que tenía dos años le educó ella sola, con ayuda de los abuelos maternos. “Sé el daño que me hizo no tener padre en casa; el hueco que hay en tu corazón cuando en tu hogar no tienes una figura masculina que te guíe y te abra camino. Por eso hace muchos años tomé la determinación de que estaba obligado a romper el ciclo: que si yo iba a ser algo en la vida, sería un buen padre para mis hijos”.

Quienes creen que es un progreso la fecundación artificial para mujeres solas, deberían escuchar al primer candidato negro a la presidencia de Estados Unidos, antes de causar otra epidemia de padres ausentes.

____________________

1. Cfr. Aceprensa, 21-05-2008: El Parlamento británico dice sí a los embriones híbridos.
2. Cfr. Aceprensa 69/08.
3. Ver crónica e imágenes del discurso en Chicago Tribune.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares