Luis Alberto de Cuenca: “Urge la revolución del sentido común y de la reconciliación definitiva”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 6m. 52s.
Luis Alberto de Cuenca

Fotografía: Álvaro García Fuentes

 

Luis Alberto de Cuenca no es un nostálgico, ni es el trágico poeta extendido que llora lo bonito que fue el pasado. Es un humanista del tiempo: multifacético, clásico y snob.

Sabe de letras y de artes, conoce a los hombres, ansía el grado más alto de conocimiento sin histerias.

Con fuste y con marcha. A De Cuenca le sale natural hablar llano a los ojos, aunque muchos intelectuales miren por encima del hombro de la incultura ajena. Culto, futbolero, recogido y callejero.

Poesía, antología, ensayos, narrativa, traducciones y haikus desde 1970. Más de cien obras frescas. Tres premios nacionales –Crítica (1985), Traducción (1989) y Poesía (2015)– en el Pessoa unívoco que habita su lengua y su pluma. Un cuadrienio al frente de la Biblioteca Nacional (1996-2000) y un mandato de Secretario de Estado de Cultura (2000-2004).

En las carnes de estos setenta años de savia conviven los griegos de antes de Cristo con Hollywood, Marvel, Tintín, Loquillo y Quentin Tarantino. Las togas de superlistos y las capas de superhéroes. Un humanismo en presente continuo, auténtico, sin óxidos de caspa académica.

¿En diez palabras? Él mismo se define con diez nombres propios y ajenos: Homero, Calímaco de Cirene, Virgilio, Shakespeare, Sherlock Holmes, Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges, Guillermo Brown y El guerrero del antifaz.

Decía Eurípides: “Si tienes palabras más fuertes que el silencio, habla. Si no las tienes, entonces guarda silencio.” Y De Cuenca raja en plata por los codos.

— ¿La cultura contemporánea nos hace libres, o nos mete en guetos?

— La verdad nos hace libres. Lo malo es saber cuándo la verdad es de verdad. La cultura se limita a acercarnos a la verdad.

— ¿Cuál es su análisis y su diagnóstico sobre la cultura española en este tiempo?

— Somos un país de cultura. Es nuestro principal activo. En este tiempo en punto sigue siéndolo, a pesar de los pesares.

— ¿Tiene sentido abanderar la cultura desde proyectos sectarios, conformistas, ciegos o elitistas?

— Ningún sentido. La cultura no debe ir acompañada nunca de ninguno de esos apellidos.

“Algún humanista español queda por ahí, pero disfrazado de intelectual para no llamar la atención”

— ¿Influyen los intelectuales en la sociedad instantánea?

— Me imagino que para mal. Y es que no me gustan nada los intelectuales. Prefiero a los humanistas.

— ¿Quiénes son los humanistas que más han influido en su manera de ver el mundo?

— Heráclito, Sexto Empírico, Séneca y San Agustín.

— ¿Los humanistas españoles están en peligro de extinción?

— Alguno queda vivo por ahí, disfrazado de intelectual para no llamar la atención.

— ¿Por qué crece la demagogia en el discurso social?

— La demagogia no ha hecho más que crecer y crecer desde la Revolución Francesa.

— ¿La cultura actual es entendernos o reafirmarnos?

— Las dos cosas a la vez. “Conócete a ti mismo” era la máxima délfica por excelencia. La cultura ayuda a cumplir esa máxima. Y el conocimiento facilita la autoestima.

— ¿Cómo definiría la cultura en los albores de esta nueva década?

— Lo que yo entiendo por cultura sigue siendo sustancialmente lo mismo que lo que fue hace un siglo o hace un milenio. Me quedo con eso nada más.

— ¿Qué dogmas ciegan a las mujeres y los hombres de cultura estrecha?

— Los múltiples productos derivados de la ya mencionada political correctness.

— ¿Cómo se detecta a un cultureta con aspiraciones ideologizantes proselitistas?

— Por el olor a viejo y trasnochado que exhala.

“Veo difícil una catarsis que nos libere de algo mucho peor que la superficialidad: la political correctness”

— ¿Qué se hace con la cultura que mira por encima del hombro?

— No hacerle caso. La auténtica cultura no hace esas cosas tan groseras.

— ¿Hacia dónde se dirige una sociedad sin humanidades, sin latín, sin diálogo?

— Añadiría “y sin griego”… Hacia ninguna parte. Viajando con Céline al final de la noche, pero sin que esta termine de desaparecer nunca.

— ¿La poesía ha enganchado a los “millennials”?

— Mucho. Ahí están las listas de ventas, repletas de libros parapoéticos. (Porque una cosa es la poesía y otra muy distinta la parapoesía).

— ¿Cuáles son los retos de la poesía para no convertirse en un arte de otro tiempo?

— No hay que asumir retos al respecto. La poesía es un arte de todo tiempo.

— Perdemos capacidad de leer, de escuchar, de razonar, de contemplar. ¿Por qué? ¿Por qué hemos sido educados en otras prioridades?

— La tecnología tiene algo de diabólico y produce esos efectos. Desde el Libro Blanco de la Educación de Villar Palasí no hemos hecho más que alimentar al monstruo de la pedagogía moderna. Y eso trae consecuencias funestas.

— ¿La juventud actual está demasiado pendiente del futuro y demasiado preocupada de romper con el pasado? ¿Hemos identificado el pasado con algo negativo? ¿Huimos?

— Yo también fui joven alguna vez y adoraba el pasado. Quiero creer que todavía hay chicos y chicas que no identifican el pasado con algo negativo. Las revoluciones las hace siempre un grupo de gente muy reducido. Aún hay esperanza.

— ¿Qué catarsis puede sacarnos de ese letargo de superficialidad?

— Veo difícil que se produzca a corto o medio plazo una catarsis que nos libere no tanto de la superficialidad cuanto de algo mucho peor: la political correctness.

— ¿Estamos ante una sociedad líquida o gaseosa?

— Sólida como una roca en su idiocia congénita. No hay modo de debilitarla mediante el raciocinio o la reflexión.

“Una sociedad sin humanidades y sin diálogo no va hacia ninguna parte”

— Sus 10 libros básicos para que nada de lo humano nos sea ajeno.

— La Ilíada, la Odisea, la Eneida, Beowulf, Cantar de los Nibelungos, La divina comedia, el Quijote, Hamlet, Fausto y Ficciones, de Borges.

— ¿Qué papel desempeña la belleza en un mundo a contrarreloj?

— El único papel que merece la pena. Como diría Keats: la belleza, “esa alegría para siempre”.

— ¿Qué bellezas estamos soterrando en las catacumbas?

— Las bellezas que manan de la verdad, de la moral, de los viejos y nobles principios que han presidido tradicionalmente la vida de los hombres.

— ¿La provocación ha ganado la batalla al arte?

— Un tanto por ciento significativo del arte contemporáneo de después de la vanguardia histórica es pura provocación inane.

— ¿Qué tipo de cadáver es la filosofía en las sociedades techno exprés?

— Un cadáver exquisito, y evoco con ello el juego textual al que jugaban los surrealistas.

— ¿Qué revolución urge en la sociedad española?

— La revolución del sentido común y de la reconciliación definitiva.

 

Diez ítems para la década que viene

1. Una idea que moverá la sociedad: La histeria por el cambio climático.

2. Una idea que agitará la cultura: La utilización sectaria de la misma.

3. Un libro para entender lo que viene: Antiguo ya: 1984, de George Orwell.

4. Una banda sonora: Ignoro quiénes reinarán en esa parcela. Williams y Morricone, entre otros muchos, son difíciles de igualar.

5. Una persona de 2010-2020 que influirá especialmente en 2020-2030: Eso corresponde al negociado de Rappel, no al mío.

6. Un acontecimiento de 2010-2020 que será decisivo para 2020-2030: La pandemia del coronavirus.

7. El puente más seguro para unirnos como sociedad: El del olvido. A fuerza de olvido, no de memoria, es como las sociedades permanecen unidas.

8. La vacuna que nos ayudará a ser más humanos: Aquella que nos cure de la soledad en la antesala de la muerte.

9. El clásico de la literatura que no podemos aparcar nunca: La metamorfosis de Kafka. Nos recuerda lo que somos.

10. La mejor manera de salir adelante después de la pandemia: Poner una dosis de música y otra de poesía en la coctelera del corazón.

 

Álvaro Sánchez León
@asanleo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contenido exclusivo para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta. Si aún no eres socio, disfruta de ésta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.