Una actriz contra la trata

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este fin de semana se estrena en España Chicas Nuevas 24 horas, un documental de Mabel Lozano que se presentó en la pasada edición del Festival de Málaga. La popular presentadora, modelo y actriz española dio un giro a su carrera en el año 2007 y empezó a escribir y rodar documentales sobre diferentes causas sociales, la mayoría relacionadas con la mujer y especialmente sobre los problemas de las mujeres en riesgo de explotación. Lozano reconoce que le costó que la tomaran en serio por su pasado en el mundo del espectáculo pero, casi 10 años después, su filmografía puede presumir de coherencia e interés social.

Chicas Nuevas 24 horas se estrena con la polémica declaración de Amnistía Internacional a favor de la legalización de la prostitución todavía caliente. Las declaraciones de Amnistía Internacional hace solo un par de semanas han sido duramente criticadas por numerosos activistas de los derechos de las mujeres y por estrellas de Hollywood, como Meryl Streep, Kate Winslet y Emma Thompson.

A este lado del charco, Mabel Lozano presenta la prostitución como una de las formas más duras de esclavitud en el siglo XXI. No hace falta preguntar qué le parece la postura de Amnistía Internacional: legalizar una esclavitud es un auténtico sin sentido y ahonda más: “en los países como Suecia donde la prostitución se castiga –no a las víctimas sino a los clientes y proxenetas– este fenómeno ha descendido; en los países donde se ha legalizado hay más prostitución”.

Chicas nuevas 24 horas es un reportaje de investigación en toda regla, un documental puro y duro -aunque cuenta con una parte ficcionada– que recorre las vidas de un grupo de mujeres que, por diversas circunstancias, se han visto arrastradas, animadas, empujadas o forzadas a ejercer la prostitución. Son testimonios muy potentes que ponen el dedo en una llaga sangrante e ilustran sobre un negocio que, por mucho que, en aras de una malentendida libertad o progresismo, quiera no criminalizarse, hay que criminalizar…porque es un verdadero crimen. Hace solo unas semanas el propio Papa Francisco no dudó en afirmar que “la trata de personas es un crimen contra la humanidad”.

Sin morbo ni sensiblería

Mabel Lozano demuestra inteligencia, por una parte, rodando los testimonios de manera delicada y contenida, no invasiva, manteniendo un tono emotivo (el tema es muy fuerte) pero sin caer en la sensiblería. Hay respeto a las víctimas, no hay descripciones desgarradas, no hay pornografía del sufrimiento… La directora es muy clara en eso: “No me gusta la carne picada, ni me interesa entrar a qué hacen o dejan de hacer las chicas o los clientes. Eso es morbo y el morbo no deja huella”.  Lozano demuestra inteligencia también al abrir el arco de las entrevistas: hay menores pero también mujeres maduras, hay personas engañadas y otras desesperadas que saben en qué consiste el trabajo, hay quién se niega y quien consiente pero, en todos los casos, se hace patente que estamos ante un negocio que se basa en la explotación…y en la peor explotación posible porque hablamos de seres humanos.

En relación a esto, los fragmentos ficcionados del documental, aunque pueden resultar un poco forzados, contienen una clave interpretativa básica no solo de Chicas nuevas 24 horas, en particular, sino de la prostitución en general. La trata existe porque existe una demanda y en una sociedad consumista como la nuestra lo que se pide y se paga, se da: sin límites ni cortapisas, sin pararse dos minutos a pensar que ni el sexo ni las personas son objetos de consumo.

Por eso una parte importante del documental y de todo el proyecto de 24 horas es hacer hincapié en la necesidad de la educación y la formación de los jóvenes para que sepan descubrir que, detrás del aparentemente frívolo consumo de sexo de pago, tantas veces alegremente tratado en los medios de comunicación, hay muchas situaciones dramáticas de explotación  y vulneración de los más elementales derechos humanos.

En definitiva, un documental con algunas limitaciones de estilo, pero absolutamente necesario en su reflexión y denuncia.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta


Pases de “Chicas Nuevas 24 Horas”

  • Lugar: Cineteca Matadero (Plaza de Legazpi 8, Madrid)
  • Días: 4, 5 y 6 de septiembre
  • Hora: día 4 a las 20 h y días 5 y 6 a las 20.30 h.
  • La recaudación de estos pases será para la asociación APRAMP: http://apramp.org/.
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares