Otros estrenos (23 mayo 2014)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 23 de mayo.

A 20 pasos de la fama
Twenty Feet from Stardom

Director y guionista: Morgan Neville. Intervienen: Darlene Love, Merry Clayton, Lisa Fischer, Judith Hill, Mabel John, Claudia Lennear, Táta Vega, The Waters Family, Lou Adler, Stevvi Alexander, Patti Austin, Chris Botti, Sheryl Crow, Mick Jagger, Bette Midler, Sting, Bruce Springsteen, Stevie Wonder. 91 min. Jóvenes. (S)

Este espléndido documental sobre música del especialista californiano Morgan Neville ganó el Oscar y el Independent Spirit Award 2013. Desarrolla un emotivo y profundo homenaje a las coristas –la mayoría, afroamericanas– que, desde el anonimato, a veinte pasos de la fama, han acompañado durante años a los grandes solistas, como Mick Jagger, Bruce Springsteen, Sting, Stevie Wonder, Sheryl Crow o Bette Midler. Estas grandes estrellas reconocen su admiración por sus coristas, al tiempo que cuentan jugosas anécdotas sobre sus aportaciones a sus propios estilos musicales. Por su parte, las coristas recuerdan sus inicios –muchas de ellas, en los coros de sus iglesias–, sus éxitos, crisis y dramas. Neville hilvana magistralmente esas jugosas declaraciones y las ilustra con valiosas filmaciones de archivo, incluidas numerosas actuaciones memorables de estas secundarias, aquí convertidas en estrellas. Jerónimo José Martín.

Big Bad Wolves

Directores y guionistas: Aharon Keshales, Navot Papushado. Intérpretes: Lior Ashkenazi, Rotem Keinan, Tzahi Grad, Doval’e Glickman. 110 min. Adultos. (V)

Unos niños juegan al escondite, y al final una pequeña no aparece. Inmediatamente vemos a unos policías propinando una paliza al sospechoso hasta la fecha del secuestro, violación y asesinato de varias niñas. Big Bad Wolves es una película bien realizada, pero es la obra de dos desequilibrados que se regodean en el sadismo y quieren que el espectador –al menos el espectador normal– sufra lo indecible. Hay un malsano narcisismo en la exhibición de los preparativos de los utensilios con los que se disponen a arrancar la confesión al sospechoso. Hay una violencia brutal, y la tensión se alivia a golpe de humor negro. Fernando Gil-Delgado..

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares