Otros estrenos (11 marzo 2016)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 11s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 11 de marzo.

Kung Fu Panda 3

Directores: Alessandro Carloni, Jennifer Yuh. Guion: Jonathan Aibel, Glenn Berger. Animación. 95 min. Todos.

La historia sigue la pauta de tantas películas de artes marciales, y de las entregas anteriores de la saga Kung Fu Panda.

Como en ellas, la historia tiene menos importancia que los personajes y los gags que estos provocan. Po sigue siendo ese gordo bonachón e ingenuo, algo torpe, lleno de complejos, pero capaz de dar el do de pecho cuando la ocasión lo requiere, y cada uno de sus amigos, dado el animal que es, tiene una manera propia y divertida de enfrentarse a los problemas. En muchos aspectos la película es un calco de las anteriores, no en vano trabaja, casi al completo, el mismo equipo. Además hay aspectos que mejoran: la animación es excelente y la integración de secuencias en 2D y 3D, logradísima.

Hay perlas de sabiduría oriental destiladas para paladares occidentales, y continuos recursos al Yin y Yang que llegan a resultar cansinos, pero se trata de una cinta divertida y, aunque repita la fórmula, tiene una realización notable que disfrutarán, sobre todo, los más pequeños. Fernando Gil-Delgado.


El nombre del bambino
Il nome del figlio (An Italian Name)

Directora: Francesca Archibugi. Guion: Francesca Archibugi y Francesco Piccolo, basado en la obra teatral de Matthieu Delaporte y Alexandre de La Patellière. Intérpretes: Micaela Ramazzotti, Valeria Golino, Alessandro Gassman, Luigi Lo Cascio, Rocco Papaleo. 94 min. Jóvenes-adultos. (D)

En 2012, los franceses Matthieu Delaporte y Alexandre de La Patellière triunfaron en toda Europa con El nombre, brillante versión fílmica de su propia obra teatral, en la que diseccionaban con humor las patologías de la sociedad actual durante la cena de dos matrimonios y un amigo.

Esta versión italiana se asienta en un guión afilado en sus constantes críticas sociales y en unos actores con chispa, que humanizan la condición arquetípica y el cierto cinismo de los personajes. En este sentido, y a pesar de sus debilidades, la historia sigue elogiando la familia, la amistad y la maternidad, y criticando las caricaturas ideológicas de esas importantes realidades. Sin embargo, el conjunto es más aburrido y menos sutil que su antecesor francés, por algunas zafiedades de nueva creación y quizás porque la convencional puesta en escena de Archibugi suaviza menos la teatralidad de todas las situaciones, incluso cuando recurre torpemente al flash-back. Jerónimo José Martín.