Suicidio juvenil: mejor “desconectar” para no imitar

Unos 67.000 niños y adolescentes murieron en 2015 en todo el mundo por suicidio o por lesiones sin intención suicida que se provocaron a sí mismos. Así consta en un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud, que documenta, con cifras, el azote de un fenómeno que en muchos casos puede ser prevenible. Según la OMS, casi la mitad de los jóvenes que fallecieron por este motivo vivían en países del sudeste de Asia. Para los de esa

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares