Quemados por el éxito

k-pop
Andre Agassi se ha reconciliado con el tenis, pero llegó a odiarlo profundamente, según confesó en una autobiografía de hace una década. Líder del ranking mundial durante dos años, el prestigio resultante de sus victorias no bastaba para enderezar una vida marcada por el éxito temprano a fuerza de muchísima presión externa. Estaba quemado. Burned out, que dirían los anglosajones.

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares