Objetores a favor de la guerra justa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La observación de los desastres de la guerra hace a algunos pacifistas. Pero la constatación de la impotencia ante la agresión injusta, puede hacer que otros comprendan la necesidad de la fuerza militar. Así les ha ocurrido a quince objetores de conciencia catalanes que han hecho la prestación civil sustitutoria del servicio militar en un campo de refugiados de Croacia. A la vuelta, el jefe del grupo declara: “No veo otra solución para la ex Yugoslavia, y concretamente para el actual conflicto de Bosnia-Herzegovina, que no sea la intervención militar extranjera para frenar el expansionismo serbio”. Puede parecer el colmo de la contradicción para un objetor, pero quizá es sólo el descubrimiento de que la vida es compleja. Este realismo lo olvidaron algunos críticos apresurados del reciente Catecismo de la Iglesia Católica, que se rasgaron las vestiduras porque “a estas alturas” la Iglesia admitía aún la licitud de una guerra justa. En realidad, el Catecismo se limita a señalar las condiciones estrictas de una “legítima defensa mediante la fuerza militar”. La guerra es siempre una locura. Pero, para defender la paz a estas alturas, a veces no habrá más remedio que responder con las armas al que desencadena la guerra. Y, también para defender a los objetores, hará falta que otros no lo sean.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares