Haití: la culpa no es del cielo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 7m. 18s.
Ser testigo de un terremoto que acaba con la vida de 230.000 personas es una tentadora ocasión para mirar al cielo y pensar en alguna maldición, máxime si, poco tiempo después del sismo, la zona destruida es visitada por huracanes, inundaciones y males como el cólera. En Haití, donde en enero de 2010 pasó exactamente eso, Mons. Pierre André Dumas, obispo de Anse-a-Veau et Miragoane (en el sur del país), se encaminaba todos los días hacia una lejana población. Una

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares