El gobierno alemán quiere recortar las ayudas a los parados para frenar los abusos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En Alemania hay 4 millones de parados y 1,5 millones de ofertas de empleo sin cubrir. Más de un millón de extranjeros tienen permiso de trabajo, y el gobierno ha implantado un sistema de visados rápidos para atraer a expertos en informática o telecomunicaciones de países ajenos a la Unión Europea (ver servicio 117/00). La paradoja tiene varias explicaciones. Una de ellas, subraya el gobierno, es que muchos parados alemanes no quieren trabajar.

El canciller Gerhard Schröder no ha podido ser más claro: “No hay sitio para los vagos en nuestra sociedad. Quien rehúse una oferta de empleo razonable no puede quedar sin sanción”. El gobierno está preparando el ambiente para proceder a una reforma de los subsidios por paro. Se apoya en un informe del Instituto de Estudios Económicos y Sociales, según el cual el 20% de los parados alemanes podrían trabajar, pero prefieren el subsidio a un salario. “Para algunos, económicamente hablando, no tiene sentido trabajar”, comenta Meinhard Miegel, director del Instituto (International Herald Tribune, 7-V-2001).

En Alemania, en efecto, se puede ser parado de por vida. El primer año (dos años y medio para los trabajadores que han cotizado más tiempo), el seguro cubre, por término medio, el 67% del último sueldo neto.

Transcurrido ese periodo, se pasa a percibir el 53%, y así se puede seguir indefinidamente hasta la edad del retiro, y entonces uno puede cobrar la pensión. Además, los parados gozan de otras prestaciones: subsidios por hijos, ayudas al alquiler de vivienda, descuentos en servicios públicos o la asistencia social prevista de modo general para los ciudadanos en dificultades.

Para colmo, el sistema estimula poco a aceptar ofertas de empleo. Durante los tres primeros meses, un parado puede rechazar sin más cualquier trabajo que no le reporte el 80% del último salario; en los tres meses siguientes, el umbral baja al 70%. El subsidio es compatible con hasta 15 horas semanales de trabajo retribuido.

Así, no extraña lo que ha declarado Harald Schartau, ministro de Trabajo de Renania del Norte-Westfalia: “Hay gente que no ha aprendido otra cosa en la vida que a recolectar ayudas de los organismos públicos”. Según el estudio citado, los que viven del cuento son en total el 20% de los parados. El 7% no quieren trabajar porque ganarían menos que con los subsidios; el 8%, porque su estatuto de desempleados les da derecho a mejor pensión y a ayudas por hijos; y el 5% restante son, simplemente, unos “vagos”.

Los aprovechados abundan sobre todo en el oeste del país. Los parados del este, ha señalado Schröder, merecen más comprensión. Allí, con el 18,6% de paro, están el 36,5% de los desempleados alemanes pero solo uno de cada ocho puestos de trabajo vacantes. En el oeste (7,7% de paro), la situación es la inversa.

El proyecto de reforma está por concretar. La intención del gobierno es retirar las prestaciones a los parados que rechacen ofertas sin causa justa. La Cámara de Comercio e Industria pide además que se recorten los subsidios a los trabajadores jóvenes. La oposición democristiana propone abolir las ayudas indefinidas por desempleo de larga duración.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares