Cuántos loros y qué chocolate tan caro

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 17s.
Aunque el recorte de gastos de altos cargos suponga poco en la reducción del déficit, es una poda saludable y ejemplarizante para gestionar mejor el dinero público. La urgencia de reducir el déficit público está obligando a los Estados a meter la tijera en los presupuestos. Desde el punto de vista del volumen del recorte, las medidas más decisivas son las que afectan a muchos: la reducción de sueldo de los funcionarios, la congelación de pensiones, el aplazamiento de obras

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción