Cuando la casa se convierte en el sumidero de los ahorros

El sueño de muchos jóvenes de emanciparse y formar una familia en su propia casa cada vez resulta más difícil de alcanzar. Al incremento del precio de la vivienda durante las últimas décadas se ha sumado una bajada de su poder adquisitivo, por la reducción de los salarios durante los años de crisis. Y el panorama no parece que vaya a cambiar pronto. Un refrán de marinos dice que un yate es un agujero que uno hace en el mar

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares