Viaje con Venus

Rey Lear. Madrid (2008). 200 págs. 20 . Traducción: Francesc Pasan.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El eje de esta historia es el personaje de Glaukos, adolescente que debe descubrir qué sabe realmente acerca de sus sentimientos. Adoptado por su tía a la muerte de sus padres, ha terminado el curso y empieza las vacaciones veraniegas en la finca de la familia. Su amigo “silencioso” -con el que se cartea, aunque nunca firma las cartas- es el contrapunto para averiguar, con amargura, que cada uno ha de resolver sus propios problemas, vigilando atentamente la conducta de los demás. Dodos y Faní, hermanos, vecinos veraniegos, también adolescentes, son elementos precisos para dar vida a las situaciones que ponen a prueba las fuerzas interiores de Glaukos.

Los padres de esta pareja y la tía Suzana completan el marco trágico. Ninguno influye en la formación del carácter de los adolescentes y son más bien un débil ejemplo de deficiencias y superficialidad, aunque sí dominan su pose social. La otra figura de importancia es Danái, otra vecina adolescente, que será el instrumento para que Glaukos reflexione sobre sus sentimientos.

El estilo de Terzakis consigue algo sumamente difícil: llevarnos de forma suave pero firme a través de escenas y pensamientos sin cansarnos; al contrario, con el recurso de capítulos cortos, permite que el lector resuma lo leído y se interese por lo que va a venir, aunque así aumente el desasosiego.

Es la primera obra que se traduce al castellano de Ánguelos Terzakis, uno de los autores griegos más prestigiosos del siglo XX. Ha influido poderosamente en las letras del país, tras su independencia en 1831.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares