Verde agua

TÍTULO ORIGINALVerde acqua

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Minúscula. Barcelona (2000). 207 págs. 2.200 ptas. Traducción: Valeria Bergalli.

Marisa Madieri (1938-1996), esposa de Claudio Magris, nació en Fiume, ciudad italiana que después de la Segunda Guerra Mundial pasó a la antigua Yugoslavia. Con su familia, se trasladó a un campo de refugiados de Trieste, ciudad en la que vivió hasta su muerte y en la que compaginó sus tareas de esposa y madre con las de profesora y escritora, además de colaborar en diversas iniciativas en defensa de la vida.

Verde agua es una narración en forma de diario, aunque la autora habla más del pasado que del presente. Sobre todo, Madieri revive los años de su infancia y de su experiencia del exilio en Trieste en condiciones muy precarias. Como señala Magris en el posfacio, “es un libro escrito contra el olvido, para rescatar el sufrimiento, para dar testimonio de gratitud, por pietas, por amor; un libro que dirige su amorosa atención a la vida menor y más débil, incluso a sus aspectos infinitesimales”.

En la superficie del relato, unos personajes de carne y hueso y unas experiencias vivas muestran lo que supuso para Marisa Madieri la convivencia en un ambiente de frontera, en que confluían las culturas latina, eslava y centroeuropea. Hay ambientes magníficamente descritos, al hilo de las reflexiones de la autora desde el presente. Y en el trasfondo, los valores que orientaron la vida de la escritora: el cristianismo -con especial hincapié en el amor al prójimo-, la defensa de la vida, la naturaleza en sus detalles y el sentido trascendente de la existencia a pesar de la presencia del mal, del dolor y de la muerte. Hay que destacar, además, la precisión, sobriedad y serenidad de la escritura de Madieri.

Luis Ramoneda