Vísteme de hierba

TÍTULO ORIGINALThe Grass Dancer

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Muchnik. Barcelona (1996). 372 págs. 2.600 ptas.

Susan Power (Chicago, 1961), hija de una india yanktonnai dakota y de padre descendiente de una familia de blancos anglosajones protestantes, es miembro de la tribu sioux de la reserva de Standing Rock, licenciada en la Universidad de Radcliffe y en la Escuela de Derecho de Harvard. Al igual que otros autores como Louise Endrich y Sherman Alexie (ver servicios 37/95 y 3/96), Susan Power refleja en sus escritos la vida de los indígenas norteamericanos. Estos indios siguen apegados a sus tradiciones y costumbres, aunque a veces vivan esa nostalgia de una manera sólo superficial, pues han asimilado de la moderna cultura norteamericana sus defectos morales más evidentes.

Vísteme de hierba es una colección de relatos que bien puede leerse como una novela, pues tanto los protagonistas -del pasado y del presente- como el ambiente y las historias están entrelazadas. En ellas se aprecia la herencia de la literatura oral; Susan Power ha subrayado que este libro es fruto de las historias sobre fantasmas y espíritus que ha oído contar en su tribu. Pero no se trata ni mucho menos de un libro de terror.

Esta novela da vida, con una aureola de magia y poesía, a unos personajes que representan el pasado y el presente indígena. Muchos de ellos (Harley Soldado-delViento, Charlene Trueno, Caballo Fantasmal, Vestido Rojo, etc.) simbolizan esta peculiar simbiosis ancestral con las historias de los antepasados, todavía presentes en leyendas. Pero aunque la literatura de Susan Power puede calificarse de indígena, la idiosincrasia de su pueblo es para ella el escenario de conflictos más universales. Esta lectura hace descubrir una cultura indígena, mágica y espiritualista, que sigue viva en muchos descendientes de Caballo Fantasmal y Vestido Rojo, dentro de los rascacielos de las grandes ciudades norteamericanas.

Adolfo Torrecilla