Unas vacaciones baratas en la miseria de los demás

Julián Rodríguez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Caballo de Troya. Madrid (2004). 171 págs. 11,50 €.

En este fragmentario y heterogéneo libro (¿una novela?) no puede hablarse de argumento, aunque hay insertas pequeñas historias, de las que no siempre se saben todas sus partes. Tampoco puede hablarse de género, pues el conjunto se beneficia por momentos de la narratividad de un relato, de la intimidad de un diario o de la objetividad de un reportaje. Hay un personaje principal, también principal narrador, aunque no único, y un tema protagonista, la fotografía como representación de la realidad y su relación con otras artes. Subsidiariamente, la responsabilidad del arte de denunciar-transformar lo que ha de ser cambiado (en este libro, especialmente, la pobreza).

Todo esto nunca dicho de forma explícita ni menos didáctica, sino a través de las informaciones que se dan sobre numerosos fotógrafos y pensadores vivos y muertos, reales todos. Dos referentes de este modo de escribir pueden ser “El loro de Flaubert”, de Julian Barnes, y los libros de W.G. Sebald.

La prosa de Rodríguez (Cáceres, 1968) es bastante desnuda, esencial, casi sin adjetivos, directa, decidida a transitar por nuevos derroteros. Este libro inteligente, lleno de materiales y cabos sueltos, y de estilo atractivo, fuerza la atención del lector hasta un punto en que sólo será comprendido por un público minoritario. Y eso es peligroso (si no para la literatura, sí para la supervivencia).

Javier Cercas Rueda