Una vez

Kailas. Madrid (2008). 168 págs. 14,90 €. Traducción: Cora Tiedra.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Félix es un niño judío de diez años que vive desde hace tres años y ocho meses en un orfanato regentado por unas monjas católicas. A Félix le han entregado sus padres para salvarle la vida, y el niño mantiene la esperanza de que sus padres irán un día a recogerlo. Pero sus padres, libreros judíos perseguidos por los nazis, no dan señales de vida. Hasta que un día Félix decide ir en su búsqueda. Se escapa del orfanato y superando todo tipo de dificultades, viaja andando hasta su casa. Pero allí no están; se han apoderado hasta de su casa y tiene que huir; decide trasladarse a Varsovia pensando que sus padres puedan estar allí. En el trayecto se encuentra con casas incendiadas, animales muertos, cadáveres… pero Félix es un niño y no sabe cómo interpretar lo que está pasando.

En una de las localidades que atraviesa entra en una casa y se encuentra con un matrimonio que ha sido asesinado; muy cerca de ellos, aparece Zelda, la hija pequeña, que se ha salvado de milagro de la muerte. Félix consigue que no descubra los cadáveres de sus padres y la convence para que le acompañe a buscarlos a Varsovia.

La historia está contada en primera persona por el propio Félix, un chaval con una gran imaginación al que le gusta contar todo tipo de invenciones para entretener a los niños con los que convive. También las escribe en un cuaderno que será su compañero inseparable durante toda la novela, con el objetivo de entregárselo a sus padres, de los que mantiene muy vivo el recuerdo.

Al igual que ha sucedido con El niño del pijama a rayas, del irlandés John Boyne (ver Aceprensa 29/07), la historia atrapa y engancha por la mezcla de ingenuidad y tragedia. Félix vive rodeado de muerte, de asesinatos, del odio contra los de su raza; pero él no entiende nada de lo que sucede a su alrededor. Sus comentarios están llenos de simplicidad, un recurso que funciona bien para reflejar situaciones crudas y al límite. El autor, un inglés residente desde hace muchos años en Australia, sabe utilizar convenientemente los sentimientos de los lectores. Viendo el éxito de El niño del pijama a rayas, este sentimentalismo bastante programado y u tanto epidérmico puede funcionar bien ya que este tipo de historias melodramáticas protagonizadas por niños suelen emocionar.