Una colección para redescubrir la identidad cristiana

GÉNERO,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“No se metan en la cola de la historia. Sean protagonistas. No balconeen. Pateen adelante, construyan un mundo mejor”. Estas palabras del Papa Francisco durante la vigilia de la JMJ en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, inspiran a José Pedro Manglano, sacerdote y filósofo, una colección de seis libros (Freshbook, CREO, 2014) en los que explica la acción renovadora que el cristianismo puede traer a la sociedad actual.

Los libros, breves y con una estética muy atractiva, están dirigidos a jóvenes. Pero el planteamiento de la colección, que invita a repensar “verdades escandalosas” del cristianismo desde la sensibilidad contemporánea, la hace idónea también para lectores de más edad.

De hecho, uno de los objetivos de la serie es discernir entre las “huellas dactilares” del cristiano –esos rasgos que marcan la identidad de los bautizados–, y ciertas formas tradicionales de espiritualidad que han pasado por cristianas pero que en realidad no lo son. Entre otras cosas, porque alejan a los cristianos de tres realidades básicas: “Persona, amor y libertad son las especialidades de la casa”.

En Revolución cristiana, el primer volumen de la colección, Manglano hace la radiografía de un estilo de vida cristiano que ha aprendido a “bailar con la gracia” (André Louf). A él contrapone el legalismo asfixiante del que vive sabiendo de antemano lo que debe sentir y pensar en cada momento. Esta corrección de fachada, que no necesita la misericordia ni el consuelo de Dios, es un ejemplo de esas formas tradicionales que denuncia Manglano.

Para explicar mejor la identidad cristiana, el autor recurre con frecuencia a perspectivas novedosas. Así ocurre en el segundo libro, La misa: el beso de Dios, en el que propone entrar a la experiencia litúrgica desde la afectividad. Afinar el corazón, ponerlo “en la longitud de onda de la gratuidad y el don”, permite reconocer “el amor apasionado y tierno de Cristo” que está vivo y da vida en la celebración eucarística.

Los volúmenes que siguen –Rebeldía, Respeto, Agradecimiento y Apertura– corresponden a las cuatro partes de su libro 22 maneras de caerse bien, publicado en Planeta. Manglano repropone estas actitudes humanas, que tienen en común el aprecio por lo real y que son válidas también para los no creyentes.

Los cristianos, además, encuentran a Dios en lo real. Y en ese encuentro descubren “el gozo de vivir como hombres libres”. En esta colección, Manglano insiste en que la experiencia de Dios es fundamental para ofrecer a los contemporáneos una fe capaz de contagiar vida.