Un soplo en el río

Héctor Aguilar Camín

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1997). 200 págs. 1.800 ptas.

Héctor Aguilar Camín recupera en esta novela el tono testimonial, histórico y político que ya empleó en sus anteriores novelas Muerte en el Golfo y La guerra de Galio, dos crónicas muy críticas sobre las contradicciones del México contemporáneo. La novela está estructurada en dos partes que ofrecen diferentes perspectivas de la misma historia: la tormentosa relación que mantienen Rayda y Toño Salcido en el México de finales de la década de los 70, los años 80 y parte de los 90.

Toño Salcido cuenta su historia personal, su contacto frustrado con la vocación religiosa, cómo conoció a Rayda, los años que pasaron juntos, sus desavenencias políticas, la dedicación de Rayda como doctora a los pobres y marginados, la atracción cada vez más mística por la causa de los desamparados, etc. Son los años en los que la universidad estaba dominada por la cultura de izquierda y Cuba era una obsesión revolucionaria. Rayda participa con fervor en ese ambiente político hasta engancharse del todo a la causa revolucionaria, lo que le llevará a una trágica muerte en la guerrilla de El Salvador.

La segunda parte cambia de escenario y se centra en la vida de Toño Salcido. Han transcurrido varios años desde la muerte de Rayda. Toño ha conseguido rehacer su vida con Amparo, tiene dos hijos y ahora vive en Nueva York, donde ha conseguido una plaza de investigador en una universidad. Pronto empiezan a darse una serie de drásticos cambios en su vida.

Para compensar su tendencia a la crónica histórica, Aguilar describe el extraño proceso espiritual que vive Toño Salcido. Si Rayda entregó su vida a la causa de la solidaridad, Salcido se entrega a un panteísmo dominado por la fuerza de la naturaleza. Esta parte, la más alegórica, contiene pasajes simbólicos en los que Salcido, con el recurso a los autores clásicos, intenta explicar su rechazo del mundo.

Novela de tesis que exige un tipo de lector interesado no en la ficción, sino en la evolución del pensamiento de los personajes. En ese sentido, es una novela densa en la que Héctor Aguilar Camín interpreta las razones de la guerrilla. Pero al poner el acento en la interpretación política y en la evolución del pensamiento de Toño Salcido, la novela pierde soltura y se resiente su estructura narrativa.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares